martes, 22 de febrero de 2011

QUE SE NECESITA SABER SOBRE LAS ENZIMAS DIGESTIVAS


La importancia de las enzimas digestivas

La nutrición no sólo depende de aquello que consumimos, sino también del estado en el que se encuentra el sistema digestivo
Aunque la dieta de una persona sea equilibrada, si en su organismo existe alguna alteración y se siente pesadez, hinchazón o gases, o diversas molestias digestivas, es posible que no esté digiriendo o aprovechando de manera eficaz los  ALIMENTOS QUE CONSUMISTE. 
                                      
Para que los alimentos que se ingieren puedan ser asimilados por el cuerpo se precisa la intervención de unas sustancias conocidas con el nombre de enzimas digestivas. Dichas sustancias son de naturaleza proteica y actúan de manera específica sobre cada uno de los nutrientes de los alimentos para que estos puedan ser aprovechados a nivel celular.

Tipos de enzimas digestivas

Existen más de 20 enzimas diferentes que permiten la digestión de los alimentos y la asimilación de los nutrientes a lo largo del sistema digestivo. La mayor parte se forman en el interior de células presentes en la boca, el estómago, el páncreas y el intestino delgado, es decir, a lo largo del tubo digestivo y en glándulas anejas. Los tres grupos principales de enzimas son los siguientes:

Proteolíticas: Descomponen las proteínas en sus fracciones más simples, los aminoácidos. 
Lipasas: Son las enzimas que disgregan las grasas o lípidos en sus componentes más simples para que estos puedan ser utilizados. 
Amilasas: Son necesarias para la digestión y el aprovechamiento de los hidratos de carbono.

Y si no se producen suficientes?

Cuando el organismo no produce en cantidad adecuada ciertas enzimas digestivas, se producen unas consecuencias concretas y conocidas:
1.- La digestión de los nutrientes no es completa y, en consecuencia, puede producirse una carencia o déficit nutricional, al margen de que la dieta aporte teóricamente lo que el organismo necesita.

2.- TODOS DEBEN SABER QUE LO QUE COMEMOS: 
 sólo se digieren parcialmente, las bacterias que pueblan nuestro intestino realizan procesos de fermentación, y los alimentos a medio digerir sufren además reacciones de putrefacción, (SE DICE QUE NO COMAMOS RAPIDO, ) PERO POCOS LO HACEMOS... Y COMER RAPIDO PUES SOLO DEJA DE BENEFICIO:












3.- La carencia de enzimas también se relaciona con ciertos problemas de piel, fatiga, dolores musculares o articulares e incluso con alergias e intolerancia de origen alimentario

Riesgo de déficit de enzimas (ES DECIR SI TE FALTAN ENZIMAS) 

La carencia de enzimas es relativamente común en las personas mayores, en quienes padecen de enfermedades crónicas y en aquellas personas que sufren de afecciones digestivas que afectan principalmente al estómago y al intestino: gastritis, hernia de hiato, enfermedad inflamatoria de intestino, colon irritable, etc.

INTOLERANCIA A LA LACTOSA:

Un ejemplo muy conocido de carencia de enzimas es la intolerancia a la lactosa, es decir, al azúcar de la leche. Esta intolerancia puede ser congénita -desde el nacimiento- o adquirida. La adquirida suele producirse como consecuencia de una agresión a la mucosa intestinal por virus, bacterias, antibióticos, quimioterapia, diarreas, enfermedades que afectan al intestino, etc.

Los síntomas suelen aparecer de los 30 minutos a las 2 horas después de haber ingerido alimentos que contengan lactosa, y se concretan en la flatulencia o exceso de gases, en un cólico intestinal o una fuerte diarrea.

Preparados enzimáticos para la digestión

En nuestra dieta hay alimentos que son fuente de enzimas digestivas; en particular las hortalizas, los germinados -brotes de soja, de alfalfa, etc.-, ciertos alimentos fermentados como el miso y las frutas frescas de consumo en crudo. No obstante, cuando se produce la carencia significativa de enzimas es preciso recurrir a preparados especiales que ayuden a la digestión, además de cuidar la dieta para poder gozar de una buena  salud. 

La piña, una fruta que facilita la digestión

Contiene una sustancia llamada bromelina que ayuda a digerir 


La piña contiene bromelina o bromelaína, una enzima proteolítica, es decir, capaz de "romper" las moléculas de las proteínas dejando libres los aminoácidos que las forman. Por ello, la bromelina del ananás o piña tropical se usa desde antiguo en la industria alimentaria para ablandar las carnes y hacerlas más tiernas. 

    


La papaya

Esta fruta dulce y exótica tiene la propiedad de estimular la digestion. 
 La papaya se le considera un alimento con propiedades digestivas. Y en efecto, esta fruta contiene papaína, una enzima proteolítica, es decir, con capacidad para digerir las proteínas de los alimentos. La papaína es semejante en contenido a la pepsina, una enzima que está en nuestro jugo gástrico.
 pepsina, una enzima que está en nuestro jugo gástrico.
    
Los beneficios de la papaína
Las hojas del árbol de la papaya y la fruta no madura son las partes de la planta que contienen papaína. 
En afecciones digestivas tales como digestiones pesadas, gastritis, hernia de hiato o pirosis (acidez de estómago), el consumo de papaya resulta muy adecuada, ya que contribuye a neutralizar el exceso de acidez del estómago. Asimismo, la acción suavizante y antiséptica sobre las mucosas digestivas, la hacen muy útil en caso de gastroenteritis y colitis de cualquier tipo. 

 

Se puede tomar la fruta después de una comida rica en proteínas como estimulante de la digestión, aunque su efecto no será en ningún caso terapéutico. 
Por otra parte, la papaína se emplea en farmacia por su acción vermífuga, es decir, que expulsa los parásitos intestinale
s, 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada